¿CONOCES LOS PORMENORES DE LA INSTALACIÓN DE TU ESTUFA?

Si vas a elegir una estufa de pellet o leña quiere decir que ya has tomado la decisión más inteligente para calentar tu casa. Probablemente, ya sabrás la potencia idónea para tu vivienda. Incluso habrás elegido dónde vas a ponerla. Es necesario entender la importancia de una buena instalación para que nuestra estufa funcione de manera óptima. Por eso en esta sección vamos a explicarte qué opciones tenemos a la hora de instalar la salida de humos de nuestro equipo y qué factores son esenciales a tener en cuenta.

Según posicionemos la estufa, el nivel con respecto al suelo y qué elementos externos existen en nuestra fachada, vamos a explicarte estas tres configuraciones y qué debemos tener en cuenta para que te hagas una idea de dónde colocar la estufa. Esta información es una orientación. Para saber los pormenores de estas instalaciones puedes consultar los manuales de instrucciones de los equipos.

Si quiere salir directamente a fachada es importante que el resultado sea algo parecido a lo que puede verse en la infografía. El tubo de humos debería ser, en su totalidad, de doble capa o doble pared para evitar el choque térmico en la instalación y posibles condensaciones. Asimismo, es importante que el sombrerete salga al menos 1 metro por encima de cubierta.

Para salir dentro de la casa y posteriormente a fachada es necesario que respetemos entre 2.5 metros y 3 metros en la vertical. Para sacar el tubo a fachada se podría hacer con codos de 90º pero siempre es mejor salir con codos de 45º. Todo el tramo exterior debería ir con tubos de doble pared para evitar condensaciones y es importante que instalemos una Y con tapa de registros en la parte externa para facilitar el posterior mantenimiento de la instalación.

Otra opción es salir directamente por el techo de la casa. En estos casos es importante salir 1 metro por encima de cubierta y que todo el tramo exterior tenga tubo de doble pared. Si quisieramos aprovechar una chimenea de construcción, habría que instalar el tubo dentro de la chimenea y aislar térmicamente la salida a exterior con espuma anticalórica.